Furosemida? Póngamela subcutanea por favor…..


Aunque el tratamiento que utilizamos con mayor frecuencia en la insuficiencia cardiaca (IC) es la furosemida, realmente se han hecho pocos estudios respecto al mejor régimen de tratamiento o vía de administración.  Si bien es cierto que recientemente hemos asistido a un avance y han aparecido estudios bien diseñados, no han habido grandes conclusiones…..  El tema del tratamiento diuréticos, la resistencia y las combinaciones es de gran interés para nuestro grupo y estamos investigando en ello.

Para romper esta tónica, recientemente hemos recibido una buena noticia.  Contamos con una nueva forma de administración para nuestra querida furosemida….. la vía subcutánea que podríamos denominar ” mejorada” ….

Gilotra et al. nos proponen una nueva formulación para el uso de la furosemida por vía subcutánea (sc) . Se trata de una formulación con pH neutro y con un sistema de administración especial, con una dosis total de 80 mg que se libera de forma prolongada durante 5 horas- 30 mg durante la primera hora y el resto 12.5 mg/h durante las 4 horas restantes -.

Podriamos pensar…. ¿donde está la sorpresa?… si en algunos ámbitos ya estamos utilizando la furosemida sc con bombas elastoméricas ( como proponen Zatarain-Nicolás por ejemplo ).

Pues fijémonos bien…. los pacientes seleccionados recibían una media de 246 ± 167 mg diarios.  La dosis en el grupo randomizado a recibir furosemida intravenosa (IV) fue 123 ± 4 mg, sin embargo en el brazo de furosemida sc recibieron los 80 mg mencionados con liberación prolongada de 5 horas.    Lo interesante de los resultados es que con una dosis de 80 mg se consiguieron los mismos beneficios que con dosis superiores iv ( más del 50% ).  A las 6 horas el volumen de orina fue el mismo, la perdida de peso similar y no se registraron diferencias en las hospitalizaciones a los 3 días.   Todos los pacientes fueron tratados ambulatoriamente.

Parece que la clave del éxito está en la biodisponibilidad que llega al 100%, algo que en la vía oral según estudios alcanza el 60% como máximo.  En comparación con la vía IV parece que el pico más tardío de la vía SC favorece que se prolongue el efecto y sea más constante.

Se trata de un estudio en fase II,  veremos cuanto tarda en llegar al mercado y podemos comenzar a utilizarlo. Pero desde luego parece una terapia prometedora.  Su biodisponibilidad nos permitiría “acertar a la primera” con el fármaco y la dosis, algo que es problemático a veces con la vía oral ( aunque combinemos la furosemida con otros diuréticos ). Por otro lado la logística de administración ambulatoria podría simplificarse bastante.

Mientras tanto deberemos seguir con las estrategias habituales, el tiempo dirá que ocurre con el ensayo CLOROTIC.  Y para pacientes con IC avanzada la bomba elastomérica continua siendo una opción, aunque por experiencia personal la irritación del lugar de infusión ( por su pH alcalino) es una limitación.

Artículo:  Gilotra NA, Princewill O, Marino B, Okwuosa IS, Chasler J, Almansa J, Cummings A, Rhodes P, Chambers J, Cuomo K, Russell SD. Efficacy of Intravenous Furosemide  Versus a Novel, pH-Neutral Furosemide Formulation Administered Subcutaneously in  Outpatients With Worsening Heart Failure. JACC Heart Fail. 2017 Nov 27. pii: S2213-1779(17)30685-6.

Autor: Dr. José Luis Morales-Rull

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *