Péptidos natriuréticos y el esperado consenso

Ya ha llovido bastante desde que hace más 10 años los péptidos natriuréticos comenzaran a cobrar protagonismo en el campo de la insuficiencia cardiaca y se citaran por primera vez en unas guías de práctica clínica. Y a pesar de ser un campo en continua investigación las sociedades científicas han incorporado recomendaciones concretas en sus guías de forma reciente.

Desde este año contamos con un documento de consenso en España elaborado por las sociedades de Cardiología, Medicina Interna, Medicina Familiar y Comunitaria, y de Urgencias; documento que pretende establecer unas recomendaciones precisas para dar un uso apropiado a los péptidos natriuréticos en la práctica clínica.

Sorprende que a pesar de la evidencia científica, en la práctica solo algo más del 50% de los centros hospitalarios con servicios de urgencias disponen de la determinación de péptidos natriuréticos.

El consenso no solo expone las recomendaciones para el uso de los péptidos natriuréticos en la clínica sino que antes de ello realiza un recuerdo fisiopatológico e insiste en la necesidad de la “formación” que precisa cualquier médico que vaya a interpretar los resultados de la determinación. Es importante este conocimiento de la fisiopatología y métodos de medida para que su uso sea el adecuado.

A nivel práctico el documento revisa los principales usos de los péptidos natriuréticos:

Resalta su punto fuerte, el diagnóstico, donde su principal utilidad viene determinada por su valor predictivo negativo para excluir insuficiencia cardiaca en pacientes que acuden a urgencias con disnea. De este modo valores de NT-proBNP < 300 pg/ml o BNP < 100 pg/ml permitirán excluir la insuficiencia cardiaca. A pesar de esta fortaleza se resalta que su utilidad es mayor en situaciones de incertidumbre tras una valoración clínica completa ayudada de las pruebas complementarias básicas, por lo tanto no esta justificado su uso rutinario. De ahí que se insista a lo largo del documento en la necesidad de elaborar protocolos específicos para integrarlos en la idiosincrasia de cada centro. Del mismo modo su utilidad para la exclusión de la insuficiencia cardiaca es equiparable en el ámbito de la consulta externa con unos puntos de corte inferiores (NT-proBNP < 125 pg/ml o BNP < 30 pg/ml )

Como segunda utilidad se destaca su valor pronóstico en pacientes con insuficiencia cardiaca. En este contexto la medición de los péptidos constituye un apoyo al criterio clínico siempre que la información que proporcione permita modificar las decisiones de manejo como planear el tipo de cuidados, establecer indicaciones de valoración en unidades específicas, o planear terapias el como implante de dispositivos.

Respecto al uso de los péptidos natriuréticos para el seguimiento y tratamiento se insiste en los resultados contradictorios de los estudios y se recomienda limitar el uso a protocolos concretos que nos alejen del uso rutinario. Se recomienda que los cambios en sus valores se valoren en términos relativos ( porcentaje de aumento o reducción ) que en términos absolutos.

En resumen, se trata de un documento de obligada lectura para todos aquellos que trabajen en el día a día en el terreno de la insuficiencia cardiaca, conozcan en mayor o en menor medida las propiedades de los péptidos. Incluso puede ser una herramienta eficaz para convencer a algunos gestores de la necesidad de esta determinación en los hospitales que carezcan de ella. Aunque como nota mental debemos recordar que los péptidos no nos van a poder ayudar sin una buena valoración clínica.

Aquí os dejamos la referencia:

Pascual-Figal DA, Casademont J, Lobos JM, Piñera P, Bayés-Genis A,Ordóñez-Llanos J, González-Juanatey JR. Consensus document and recommendations on the use of natriuretic peptides in clinical practice. Rev Clin Esp. 2016 Aug-Sep;216(6):313-22

Y también una mesa redonda en youtube que refleja las reflexiones de las distintas sociedades participantes: https://www.youtube.com/watch?v=epKs6gb3QaU

Dr. José Luis Morales-Rull
Servicio de Medicina Interna
Hospital Universitari Arnau de Vilanova
Unidad de Insuficiencia Cardiaca
Región Sanitaria de Lleida
Lleida

One Reply to “Péptidos natriuréticos y el esperado consenso”

  1. Como bien dice José Luis, es un documento de lectura recomendable. En mi opinión, el uso de PN es también muy útil en la “zona gris” en la preservada. En estos casos es complejo valorarlo y hay que ser prudente pero cuando te habitúas da mucha seguridad. No olvidar nunca los factores que modifican su interpretación, especialmente obesidad, sexo femenino y disfunción renal y, por supuesto, siempre inetrpretarlo en cotexto clínico porque hay situaciones como el TEP, el Cor pulmonale y otros que los pueden elevar y solaparse con la preservada.
    Enhorabuena a José Luis por la constancia.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *