Con el ecógrafo en el bolsillo – ¿”ecocardiofonendoscopia”?

ecocardiograma de bolsilloSeguro que muchos hemos oido discusiones respecto a la necesidad, utilidad, conveniencia, temeridad …. de emplear el ecógrafo portátil, ya sea de bolsillo o no, de una forma amplia en la práctica clínica.  De dejar esta herramienta en mano de no cardiólogos o no radiólogos y de las implicaciones que esto podría tener.

El concepto es convertir la ecocardiografía ( en el caso que nos ocupa ) en una herramienta más que el clínico pueda utilizar en la cabecera del paciente,  y que forme parte de una evaluación clínica reglada como lo son la anamnesis, la exploración física y como lo son otras pruebas complementarias “básicas” : electrocardiograma, radiografía o analítica cuya interpretación está ligada a la valoración que hace el clínico responsable del paciente ( y no precisa por norma general de la intervención de otros especialistas ).

Parece que es un concepto “rompedor” y preocupante para algunos y así nos lo expresa el Dr.  MA. García Fernández ( presidente de la Asociación Española de Imagen Cardiaca ) con un sugerente título en el el blog de la asociación que preside: ” Ecocardiografía de bolsillo: ¿ Abrimos la Caja de Pandora ?”. Nada menos que la caja de pandora!, la que según la mitología griega contenía todos los males de la humanidad, sin duda quiere manifestar la controversia que hay alrededor del asunto. Os animo a leerlo, este y otro “post” del mismo autor reflexionando sobre como ha cambiado la exploración cardiaca clásica.

Es evidente que la ecografía clínica se está extendiendo y se extenderá todavía más. En algunos ámbitos como el de la urgencia hospitalaria la ecografía portátil surge como una herramienta importante para ayudar al clínico en el diagnóstico diferencial y en consecuencia repercutir en el manejo del enfermo.

Hubo un tiempo en el que la interpretación del electrocardiograma estaba exclusivamente en manos de cardiólogos para posteriormente extenderse y enseñarse desde los primeros cursos de la facultad de medicina. Parece que eso es lo que comienza a suceder con lo que podríamos denominar ecocardiografía clínica.  Asistimos a la progresiva “democratización” de una técnica, y parece que con la bajada de los precios de los dispositivos cada vez será más asequible.

De todos modos hay que ser juiciosos y el clínico debe conocer sus limitaciones que están supeditadas al tipo de dispositivo ( no son iguales el eco de bolsillo y el eco portátil con doppler ) y al explorador.  Aunque en relación al explorador parece que con una mínima formación un estudiante de medicina puede ser capaz de identificar correctamente determinados aspectos básicos de la ecocardiografía. Y aquí aparece un estudio referenciado constantemente cuando hablamos del tema donde estudiantes de medicina superaron a cardiólogos con experiencia en la detección de alteraciones estructurales cardiacas fundamentalmente valvulares, los primeros con un eco portátil ( con doppler por supuesto ) y los segundos con solo la exploración.  Aunque tras leerlo el eco portátil nos pueda parecer “la bomba”, hemos de ser críticos con el proceder del estudio. No se nos habla mucho de la presentación clínica de los pacientes, ni del diagnóstico concreto ni de la comorbilidad. A los estudiantes se les dijo los síntomas guía del paciente y se les facilitó un ecógrafo, mientras que  a los cardiólogos se les dijo el motivo por el que se referenciaba al paciente para un ecocardio y se les dejó explorar al paciente.  ¿ Y qué ocurre con la anamnesis detallada?, ¿ y con las pruebas complementarias como ECG o RX de tórax en el brazo de los cardiólogos ?, me parece misión imposible diagnosticar dilatación de cavidades o hipertrofia ventricular con solo la exploración física.  Y por otra parte nos olvidamos de una cosa, lo importante en mi opinión es hacer un correcto diagnóstico diferencial y una buena orientación diagnóstica no detectar anomalías concretas que apartadas de una clínica concreta pueden tener una escasa repercusión en el manejo del enfermo como manifiestan algunos otros estudios.  Aquí es donde le veo “la gracia” al eco portátil, complementar la valoración clínica y ayudar en la orientación y el diagnóstico diferencial.

La polémica al respecto continuará y sin duda tarde o temprano la ecocardiografía clínica se extenderá, más por ser una oportunidad que una necesidad.  Entre tanto podéis ir haciendo un poquito de formación  con este curso online de la Medical University of Vienna - 123sonography.com donde os ofrecen 4 lecciones gratis – el kit de supervivencia en ecocardiografía. Disfrutadlo.

Escribe un comentario

Síguenos
Destacamos


Enlaces de interés