Vitaminas para el corazón

vitamina DDesde hace unos años se está prestando cada vez más interés al papel que ejerce la vitamina D sobre el sistema cardiovascular. Actualmente ya se ha superado la idea de que la vitamina D exclusivamente se encuentra implicada en la regulación del metabolismo calcio-fósforo, y conocemos que sus efectos fuera del sistema esquelético son muy numerosos.

Se ha establecido que la prevalencia del deficit de vitamina D puede alcanzar hasta el 50% en la población adulta y es aún mayor en los pacientes con insuficiencia cardiaca.

Se postula el deficit de esta vitamina en los pacientes con insuficiencia cardiaca activa el sistema renina-angiotensina-aldosterona, favorece la inflamación y promueve el remodelado cardiaco.

¿ Qué efectos beneficiosos podría tener la suplementación de esta vitamina en los pacientes con insuficiencia cardiaca que fueran deficitarios ?   Existen todavía pocos estudios y los resultados son controvertidos.

En este artículo, Amin A et al, nos presentan a una poblacion de 100 pacientes con insuficiencia cardiaca estable sin agudización en los últimos 3 meses, con tratamiento optimizado y predominantemente en clases funcional II y III de la NYHA.   Se trata de una población muy joven con edad media de 45.25 +/-15.53 años. A los pacientes con niveles de 25(OH)D por debajo de lo normal se les suplementa con colecalciferol ( vitamina D3) via oral durante 4 meses ( 50.000 UI a la semana durante 8 semanas, y posteriormente la misma dosis mensual durante dos meses más ).

El objetivo no es “duro” , se pretende ver si existe mejoría en la clase funcional, en el walking test 6 minutos  (WT6m) y los niveles de PCR ultrasensible.

Efectivamente los pacientes que reciben el tratamiento mejoran su clase funcional y su walking test. Llama la atención un detalle, al principio del estudio no hay diferencias en la distancia recorrida en el WT6m entre los pacientes con niveles normales de vitamina D o deficitarios, sin embargo si hay diferencias en la clase funcional NYHA que es peor en los pacientes con déficit – parece pues que el efecto beneficioso que ejerce la vitamina D lo hace sobre la clase funcional que es lo que traduce la ulterior mejoría en el WT6m.

En cuanto a la PCR, desciende en los pacientes suplementados por lo que parece que tiene acción antiinflamatoria.

El resultado contrasta con estudios anteriores de Witham et al, donde no se observó esta mejoría sobre el WT6m ni sobre la calidad de vida. Dicho estudio se realizó en población anciana y podría sugerir que el suplementar con vitamina D a los ancianos con IC no producía ningún beneficio sobre la enfermedad cardiaca.    Sin embargo cabe destacar que Witham et al utilizaron vitamina D2 ( con menor vida media y menor pico ) y a dosis más bajas. Por lo tanto estudios posteriores tendrán que aclarar si es o no cierto.

Llama la atención un detalle, la importante mejoría de la función diastólica en los pacientes suplementados con vitamina D.  Los autores plantean que cuanto más precoces seamos suplementando la vitamina D menor remodelado a largo plazo.

El tema es sumamente interesante y promete progresar.  A efectos prácticos y en los pacientes que atendemos los internistas, sobretodo ancianos, acabamos suplementado a todos la vitamina D – no sería ético no hacerlo conociendo los efectos negativos de la osteopenia en dicha población – . La cuestiones a resolver son: ¿ Qué vitamina D ? ¿ Qué dosis es la adecuada para obtener efectos positivos sobre la enfermedad cardiovascular ?

Mientras tanto podemos recomendar un poquito de sol a nuestros pacientes ahora que es verano….

Artículo:

Amin A, Minaee S, Chitsazan M, Naderi N, Taghavi S, Ardeshiri M. Can vitamin d
supplementation improve the severity of congestive heart failure? Congest Heart
Fail. 2013 Jul;19(4):E22-8. doi: 10.1111/chf.12026

Escribe un comentario

Síguenos
Destacamos


Enlaces de interés