Estimación de función renal por fórmulas en pacientes con IC

Se acaba de publicar un trabajo en Eur J of Heart Failure donde los investigadores tratan de comparar el valor predictivo pronóstico de las diferentes formulas existentes para estimar la función renal (CKD-EPI, MDRD y Cockcroft-Gault). Como viene siendo habitual solo se incluyen pacientes con disfunción sistólica, una edad media de 57 años y 82% varones, muy alejado de nuestra realidad. En lo que respecta a la estimación de la función renal encuentran las mayores diferencias entre Cockcroft y MDRD, siendo CKD y EPI las más similares. En torno a un 35% de los pacientes fueron reclasificados en diferentes categorías de función renal cuando se comparó CKD-EPI con Cockcroft y MDRD. La estimación por CKD-EPI incrementó la prevalencia de insuficiencia renal cuando se comparaba con Cockcroft y reducía la prevalencia cuando se comparaba con MDRD, lo cual es coincidente con los resultados de trabajos anteriores. CKD-EPI fue mejor como predictor de mortalidad que MDRD. Esto difiere en lo publicado en 2012 por el grupo en el que participa nuestro compañero Agustín Urrutia en el que se puso de manifiesto como en una cohorte de pacientes también con disfunción sistólica era Cockcroft-Gault la mejor predictora de mortalidad. Los autores del trabajo actual reconocen esta discrepancia de resultados entre ambos estudios y argumentan que entre otras cosas se debe a diferentes abordajes estadísticos y a que el trabajo previo había adaptado la fórmula de Cockcroft utilizando el IMC en vez de peso corporal, que es lo habitual en la práctica clínica. De hecho, cuando los autores del presente trabajo utilizaban el IMC para calcular la fórmula de Cockcroft se perdía la superioridad de Cockcroft frente a CKD-EPI en la predicción de mortalidad.

Saludos
Jesus Casado
Articulo:

Plischke M, Neuhold S, Kohl M, Heinze G, Sunder-Plassmann G, 
Pacher R,Hülsmann M. Renal function in heart failure: 
a disparity between estimatingfunction and predicting mortality 
risk. 
Eur J Heart Fail. 2013 Jul;15(7):763-70.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *