Síndrome cardiorenal: incidencia, predictores y pronóstico

Articulo: Empeoramiento de la función renal en pacientes hospitalizados por insuficiencia cardiaca aguda descompensada: incidencia, predictores y valor pronóstico. Rev Esp Cardiol. 2010;63(03):294-302

La disfunción renal está aceptada como un predictor independiente de mal pronóstico en los pacientes con insuficiencia cardiaca. Este hecho adquiere gran relevancia, pues la disfunción renal es un hallazgo frecuente en los pacientes con insuficiencia cardiaca. En los grandes registros de pacientes internados por insuficiencia cardiaca aguda descompensada (ICAD), tiene disfunción renal de grado moderado o severo alrededor de un 30% de los pacientes y este valor puede superar el 50% si se considera también la disfunción renal leve.Los pacientes internados por ICAD, pueden presentar empeoramiento de la función renal (EFR). El EFR puede causar hospitalizaciones más prolongadas y en algunos estudios se ha asociado con aumento de la mortalidad y de los reingresos en el seguimiento El objetivo de este estudio fue determinar, en una serie actual de pacientes, la incidencia, los predictores y el pronóstico a 1 año de los pacientes ingresados por ICAD que presentan EFR durante su hospitalización.
El objetivo fue determinar la incidencia, los predictores y el pronóstico a 1 año de los pacientes ingresados por ICAD con EFR. Se analizaron de forma retrospectiva los datos de 200 pacientes consecutivos ingresados por ICAD. Se consideró EFR cuando la creatinina sérica aumentó durante la hospitalización 0,3 mg/dl y ≥ 25% con respecto al valor al ingreso. El 23% de los pacientes sufrió un EFR. En el análisis multivariable, ser mayor de 80 años —odds ratio (OR) = 2,72; intervalo de confianza (IC) del 95%, 1,86-3,42—, la tasa de filtrado glomerular < 60 ml/min/1,73 m2 —OR = 2,05; IC del 95%, 1,53-2,27— y la presión arterial sistólica al ingreso < 90 mmHg —OR = 1,61; IC del 95%, 1,17-3,22— se asociaron independientemente con el EFR. La mortalidad o reingreso por ICAD a 1 año, analizada por la prueba de rangos logarítmicos, fue mayor en el grupo con EFR (p < 0,01). La mediana de hospitalización fue 9 días para los pacientes con EFR y 4 días para aquellos sin EFR (p < 0,05). En el análisis multivariable, el EFR se mantuvo asociado independientemente con mortalidad o reingreso por ICAD (hazard ratio = 1,65; IC del 95%, 1,12-2,67; p = 0,003). En la bibliografía se mencionan diferentes predictores. La disfunción renal previa o en el momento del ingreso se señala en la mayoría de los estudios. Existen estudios referentes a factores hemodinámicas que influencian el desarrollo de síndrome cardio renal y que empeoran la función renal en insuficiencia cardiaca aguda y son a) una replección arterial adecuada b) el grado de congestión venosa ya que existen mecanismos contrareguladores que disminuyen la sensibilidad del mecanismo tubuloglomerular en la insuficiencia cardiaca aguda c) el aumento de presión intraabdominal que indirectamente puede elevar la presión venosa central y comprimir directamente los riñones y ambos mecanismos reducen la perfusión renal . Otros predictores son la fibrilación auricular y el edema agudo de pulmón, la edad avanzada, la capacidad funcional previa y la fracción de eyección, la diabetes mellitus, la hiponatremia, la insuficiencia diastólica, la necesidad de altas dosis de diuréticos y el uso de antagonistas de los canales del calcio. En un estudio retrospectivo con más de 1.000 pacientes, el antecedente de insuficiencia cardiaca, diabetes mellitus, creatinina > 1,5 mg/dl o presión arterial sistólica > 160 mmHg al ingreso permitió construir una puntuación para estratificar el riesgo de EFR: a mayor puntuación, mayor la probabilidad de EFR. Los predictores independientes de EFR fueron: la edad mayor de 80 años, la insuficiencia renal al ingreso definida por una TFG < 60 ml/min/1,73 m2 y la presión arterial sistólica al ingreso < 90 mmHg . Conclusiones. El EFR es una complicación frecuente en los pacientes ingresados por ICAD, se asocia con internaciones más prolongadas, mayor mortalidad o reingreso por ICAD. Existen variables clínicas para identificar al ingreso hospitalario a la población con mayor riesgo de EFR. Bibliografia 1. Cardio-renal connections in heart failure and cardiovascular disease, national heart,lung and blood institute working group report. http://www.nhlbi.nih.gov/meetings/workshopscardiorenal-hf-hd.htm. 2004. 2. Ronco C, Haapio M, House AA, et al. Cardiorenal syndrome. J Am Coll Cardiol 2008;52:1527-39. 3. Ronco C, House AA, Haapio M. Cardiorenal and renocardiac syndromes: the need for a comprehensive classification and consensus. Nat Clin Pract Nephrol 2008;4:310-11. 4. Damman K, Navis G, Voors AA, et al. Worsening renal function and prognosis in heart failure: systematic review and meta-analysis. J Card Fail 2007;13:599-608. 5. Gottlieb SS, Abraham W, Butler J, et al. The prognostic importance of different definitions of worsening renal function in congestive heart failure. J Card Fail 2002;8:136-41. 6. Forman DE, Butler J, Wang Y, et al. Incidence, predictors at admission, and impact of worsening renal function among patients hospitalized with heart failure. J Am Coll Cardiol 2004;43:61-7. 7. Hillege HL, Girbes AR, de Kam PJ, et al. Renal function, neurohormonal activation,and survival in patients with chronic heart failure. Circulation 2000;102:203-10. 8. Krumholz HM, Chen YT, Vaccarino V, et al. Correlates and impact on outcomes of worsening renal function in patients > or ¼65 years of age with heart failure. Am J
Cardiol 2000;85:1110-3.
9. Cowie MR, Komajda M, Murray-Thomas T, et al. Prevalence and impact of
worsening renal function in patients hospitalized with decompensated heart failure:
results of the prospective outcomes study in heart failure (POSH). Eur Heart J
2006;27:1216-22.
10. Heywood JT, Fonarow GC, Costanzo MR, et al. High prevalence of renal dysfunction and its impact on outcome in 118,465 patients hospitalized with acute
decompensated heart failure: a report from the ADHERE database. J Card Fail
2007;13:422-30.
11.- Mullens W, Abrahams Z, Francis GS, et al. Importance of venous congestion for worsening of renal function in advanced decompensated heart failure. J Am Coll Cardiol 2009;53:589-96.

Colaborador:
Luis Inglada Galiana
Hospital Universitario Rio Hortega
Valladolid

One Reply to “Síndrome cardiorenal: incidencia, predictores y pronóstico”

  1. El trabajo publicado en REC pone de manifiesto lo que muchos otros trabajos ya habían demostrado previamente. De forma clásica se ha identificado como deterioro de la función renal el incremento de 0,3 mg/dl en las cifras de creatinina, que es lo que han utilizado los autores. Sin embargo con la aparición de las fórmulas estimatorias del filtrado glomerular MDRD y más recientemente CKD-EPI parecería más apropiado usar estas fórmulas, ya que se ha demostrado como la relación entre la creatinina y el filtrado glomerular no es lineal sino exponencial, de hecho los trabajos más recientes que evalúan el deterioro de la función renal durante el ingreso por IC utilizan fórmulas en vez de creatinina. Sirva a modo de ejemplo: una mujer de 65 años que incrementa Cr de 2.5 a 2.8 solo tendria un descenso de FGe de 2.5 ml/m, mientras que un varon de raza negra de 35 años con un incremento de Cr de 0.8 a 1.1 mg/dl sufriria un descenso del FGe de 43 ml/m. Un acierto de los autores es minimizar los efectos de esta relacion exponencial añadiendo a la definicion de deterioro de fc renal la pérdida porcentual de Cr con respecto al ingreso, ya que las cifras de creatinina basal influyen en el pronóstico, como bien se apunta en la reflexión. La combinación de estos parámetros combinados para definir el deterioro de la fc renal ha sido utilizado con anterioridad como por ej. Un subanalisis del estudio COACH realizado por Damman et al. Aunque insisto que la tendencia es a utilizar fórmulas. Por ultimo añadir que el deterioro de fc renal influye en el pronóstico no solo cuando sucede durante el ingreso, sino también cuando dicho deterioro se observa ambulatoriamente en los primeros seis meses del alta, y como siempre….en FEP hay muchísima menos evidencia.
    Saludos
    Jesús Casado

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *