Presentación síndrome cardiorrenal y tratamiento diurético

Una alta proporción de los pacientes ingresados en el hospital tienen diversos grados de insuficiencia cardíaca (IC) e insuficiencia renal (IR). La disfunción de uno de esos órganos, frecuentemente conduce a la disfunción del otro, en una compleja interacción que clínicamente se ha denominado síndrome cardiorrenal (SCR).

En nuestra práctica clínica, esta asociación de daño cardiaco y renal es cada vez más frecuente probablemente porque los pacientes son más añosos, presentan factores de riesgo comunes para ambas patologías y porque la mejoría de la supervivencia, gracias a los avances médicos, tanto de pacientes con patología cardiaca como de aquellos con enfermedad renal hace que veamos más frecuentemente los efectos que una patología tiene sobre la otra con el paso del tiempo.

La importancia del SCR radica en que confiere un alto riesgo de morbimortalidad al paciente que lo presenta, notablemente mayor que cuando solo padece una de las dos patologías. Su manejo no consiste simplemente en aplicar lo que ya sabemos para el tratamiento de la IC y la IR porque el tratamiento de uno puede empeorar el otro y viceversa. No existe además suficiente evidencia científica para el tratamiento, ya que habitualmente, en los estudios realizados en pacientes con insuficiencia cardiaca, se excluyen aquellos que asocian una insuficiencia renal.

Otro problema hasta ahora para su mayor conocimiento, ha sido la ausencia de una definición clara de SCR con una visión inicial, más simplista, que lo consideraba como la disfunción de un riñón previamente sano de forma secundaria a la enfermedad cardiaca y que hoy se considera solo parte del problema.

El SCR precisa una visión global e integradora del paciente, en la que el clínico sea conocedor no solo de ambas patologías sino de otras que a menudo coexisten en estos pacientes que suelen ser ancianos, diabéticos, hipertensos, o asociar patologías pulmonar o reumática. Por eso el internista tiene un papel esencial en el manejo de estos pacientes.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *